Va en aumento el rechazo a lo español en EE.UU.


Dicen que no hay mal que por bien no venga. Lo cierto es que el idioma castellano o español, comienza a estar en desfase en los EE.UU., y el rechazo esta vez llega desde muchas vertientes. Uno de estos rechazos comienza a ser visible en la propia comunidad hispano hablante y sus descendientes.

No solo por la situación existente tras la llegada del actual Gobierno del presidente Donal Trump, muchos de los emigrantes hispano hablantes comienzan a reflexionar que no es positivo crea un enfrentamiento con la cultura americana, una cultura con grandes influencias de la colonización anglosajonas y otras tantas del norte de Europa. Cultura que a fin de cuenta les está brindando oportunidades que les fueron y han sido negadas en sus lugares de origen, casualmente países con una cultura heredada de España.

Algunos sectores centristas comienzan a ver la influencia de la cultura hispana en las colonias españolas como una influencia verdaderamente negativa a través de los siglos, la cual a pesar de haber sido descolonizadas hace ya más de un siglo, dicha influencia negativa aún persiste.
Por otra parte, un nuevo conflicto se interpone con la comunidad hispano hablante y es que comienza a haber un sentimiento de rechazo no solo por la población anglófona o african american (Africanoamericano) e incluso Nativonorteamericana.

El nuevo rechazo comienza a ser visible por las comunidades de emigrantes del resto del mundo residentes en los EE.UU., asiaticos, hindús, etc. que ven un rumbo poco interesado que una cultura procedente de las excolonias españolas y de hispano hablantes en general, que nada tienen que ver la visión que estos emigrantes tienen de EE.UU., estén cambiando o intente cambiar el panorama y la esencia original del éxito de la cultura americana.

Si no es menos cierto que muchas de estas comunidades son cerradas o mantienen una tradición a sus culturas originales, son conscientes de su interés y las razones que les hicieron emigrar a los EE.UU. De ahí que pocas veces a pesar de todo ello, se les vean ondeando banderas o símbolos que promovieran la cultura de sus lugares de origen, en estas culturas es considerado una ofensa al país que les ha dado y esta brindado oportunidades, a diferencia de la emigración hispano hablante, que si suelen realizar este tipo de apología con sus banderas y símbolos de sus lugares de origen.  Ondear bandera en tierra ajena es cuanto menos una actitud llamativa.

Otra razón es la poca empatía que la emigración hispano hablante tienen hacia la comunidad african american (africanoamericano) y su lucha que dio origen a derechos y libertadas, que sin los cuales muchos de los hispanos hablantes por el hecho de no ser blancos, jamás hubieran podido disfrutar de la forma que lo hacen en la actualidad en los EE.UU.

Recientemente el New York Time dejo de publicar en español, por no ser rentable y observar la falta de interés hacia el español, incluso por la nueva generación descendiente de hispano hablantes, que optan por la prensa y la televisión en inglés.

Un debate en el Senado de los EE.UU. intenta promover un proyecto de ley que impediría la emisión de visas de trabajo para personas de países hispano hablantes y aumentaría en exclusiva la emisión de visas para trabajo de personas procedente de países como india o china. Era algo visible que tarde o temprano ocurriría. Incluso muchos con gran arrogancia comenzaban a expresar que EE.UU. terminaría hablando en castellano (idioma español).

Recuerdo cierta ocasión en New York en el año 2004, cuando a un grupo de hispano hablantes le pregunta si ya habían aprendido el ingles para comunicarse mejor. Cual fue mi sorpresa tras recibir una respuesta con total vehemencia, que ellos no necesitaban aprender ingles, que eran los americanos quienes tenían que aprender español. Ni el propio Hernán Cortéz se hubiera imaginado tal alevosía y continuidad de su conquista, en un futuro lejano al de su época no tan pasada.

Al margen de cualquier realidad o no, es cierto que es importante el respecto a los valores y principios que algunas sociedades como la estadounidense brinda a comunidades de todo el mundo, oportunidades y derechos que les son negados en sus lugares de origen. Lo otro verdaderamente reflexivo, es el poco o absoluto desinterés de muchas de estas comunidades por no denunciar la precariedad y la falta de oportunidades que les son negadas en sus lugares de origen. Y en su lugar si suelen reclamar con vehemencia derechos existente en los EE.UU. Una moneda de dos caras. Es importante denunciar la falta de oportunidades en sus lugares de origen, no solo en su lugar de llegada.

Lo admiro por algo mas, su sentido de la libertad, su pasion por Estados Unidos, su creencia en el futuro estadounidense y su firme determinacion de hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande otra vez. Expreso el presidente indio Madi.


Votantes indios - estadounidenses durante un mitin del presidente Trump junto al presidente de la india Madi, en Texas



Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario