Los afroamericanos en Cuba y la ridícula vestimenta nacionalista


Cabe analizar porque será que los negros en Cuba siguen el juego a la ridiculez, utilizando unas vestimentas que según ellos representan un símbolo de cubanía.

Seamos sensatos, no creo que para representar esa misma cubanía haya que tener un puro en la boca, un pañuelo en la cabeza y un vestido o falda que se utilizaban hace más de un siglo en una Cuba despiadada y esclavista.

A mi entender es la cosa más ridícula y caricaturesca que se puede percibir de una sociedad sin sentido de presente, ni de futuro.

Los coches antiguos, junto con esta mentalidad, son un fiel ejemplo de una sociedad cuanto menos extrasensorial.

No recuerdo a ningún hombre o mujer violada que deseen salir con algo que represente su proceso de violación. Se escapa a mi juicio y sentido común, o estamos locos, o somos masoquistas, o tenemos el Síndrome de Estocolmo.

Afroamericanas de Cuba

Para representar a un cubano el único requisito es haber nacido en Cuba, ser descendiente de cubano o ser una persona con la nacionalidad cubana y conocedora de las costumbres y convivencias en la sociedad cubana, pero no creo que haya que colocarse encima todo ese vestuario ridículo, que lo único que hace es dejar una marca de ratón que jamás te permitirá desprenderte de tu pasado sufrido.


Recordar es una cosa, pero disfrutar con un sufrimiento pasado cuanto menos es algo anormal.
Nadie disfruta de su sufrimiento pasado o presente. ¿Porque entonces algunos negros cubanos se empreñan una y otra vez es esa ridícula mascara de vestuario y teatro?

Sería interminable el debate, pero si analizamos es entendible por qué en el morro durante el proceso que dura la preparación y culminación del cañonazo de las nueves, entre esos casacas rojas no hay un solo negro.

Cañonazo de la 21.00, Morro, Cabaña, La Habana, Cuba

Mientras que en el palacio de Buckingham donde la reina Isabel no baila ni nunca ha bailado danzón, hay soldados negros entre los varios que visten y calzan vestuario en representación a la época imperial británica de siglos pasados.

El racismo no existe, lo que verdaderamente existe es que a algunas personas les encanta vivir en el racismo, discriminar o ser discriminados, no podrían vivir sin ello y nada mejor que no cambiar sus pensamientos, su mentalidad y su actitud ante la vida.

Los críticos siempre existirán ya no digo los envidiosos, pero solo tú eres dueño de tu destino y más en un mundo donde las oportunidades son posibles con las nuevas tecnologías. No le sigas dando poder al racista y al clasista, sin tu apoyo y complicidad non son nada, ni tienen nada.

Soldados de la Realeza Britanica 

Muchas veces todos o la mayoría ignoran el problema, lo ocultan, evitan entrar en el tema o evitan debatir sobre el mismo, o simplemente sueñan con tener un niño con los dientes rubios y los ojos rubios como decía Ruben Blades en su canción “Chica plástica o hasta incluso chicas y chicos de cartón o papel, por no decir de trapo.

El orgullo es espontaneo y sale cuando solo es necesario de actuar. El presente es el pasado del mañana y si vives tu presente en el pasado de ayer ya no existes, porque no tienes presente, porque estas vacío, porque simplemente no eres capaz de crear algo novedoso.

Por eso seguimos bailando salsa y ritmos de hace 40 y 60 años, es la herencia a nuestra descendencia, las revoluciones son para los políticos, tenemos salsa para 150 años más.

Qué pena que Mozart y Beethoven no supieron llevar su música al público joven, si no hoy en día estaríamos bailando música de Mozart y Beethoven en todas las discotecas y no hubiera sido necesario reinventarse en la música.

Por favor, revolución cultural, revolución mental, revolución musical, revolución en la evolución que el mundo existía antes de Cristóbal Colón.
  
Les dejo que mi amigo regresa de haber fumado afuera, porque aquí en los lugares públicos no se puede fumar y vamos a pedir otra ronda de cerveza. 



Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario